28 agosto 2006

Pasen por aquí, por orden de cola


Hoy dejo a un lado el tema musical, que últimamente monopolizaba el blog, y lo hago con una reflexión en torno a los supermercados.

Hoy, como tantas otras mañanas de estas semanas, he ido al “súper”.

Lo de comprar y tal, no es algo que me disguste, ya que entre otras cosas, no me corto a la hora de llenarme la cesta de caprichitos como helados, mousses, zumos etc. Yo creo que forma parte de mi recompensa a tanto estudio. Además, luego a última hora del día lo quemo todo, ya que Elena, Biel y yo, una vez nos hemos aprendido los anclajes de los muros cortina, o las patologías en los muros de obra de fábrica, (o lo que toque ese día), , nos bajamos a hacer jogging por el parquecito. (bueno, yo realmente voy a correr, ya que no lo hago con ropa chula de marca, sino con camisasetas cutres de propaganda).

Pero volvamos al super. Suelo llenarme la cesta sin ninguna prisa ni ansiedad, (y eso que la “música” ambiente no ayuda, con tanto reaggetón y Bustamante, pero bueno...)

El problema llega cuando doy por terminada la compra, y me dirijo a la caja. Es entonces cuando comienza el estrés.

Y es que la elección de la caja me suele afectar bastante: “¿qué cola acabará antes?”, “en esta de aquí sería el tercero, y en aquella el cuarto, pero claro, aquí la de delante lleva un carro que casi le va a explotar y en la otra van todos con cestitas y…”
Debes procesar un montón de datos y hacer un montón de cálculos en cosa de 2-3 segundos…

Según la ley de Murphy, da igual cual escojas, siempre será la tuya la más lenta, como los carriles de la autopista en los atascos, pero aún sabiéndolo, es bastante traumático comprobar que tu elección fue equivocada, y que estás atrapado en una cola muerta, mientras la otra es un puto desfile de gente.

Hoy ese problema no lo he tenido, ya que en ese momento sólo había una caja abierta. “mejor, hoy no me como la cabeza”, pero es justo llegar a la cola en cuestión, y una segunda cajera hace acto de presencia pronunciando esa mítica frase, la de “pasen por aquí por orden de cola”, y de nuevo, esa ansiedad ante la elección instantánea…

Está claro que si los de delante no se mueven, uno debe estar atento y ágil para obtener esa primera posición en la recién estrenada caja, pero si no, ¿me quedo en ésta aprovechando que los de delante se cambian?, ¿será mejor seguirlos y evitar a la del megacarro?...

Hoy los he seguido, y no he querido fijarme en mi primera cola, para no ver si he hecho bien o no…

En fin, perdón por este post, creo que tanto estudiar en agosto me está afectando más de la cuenta…

Ah, ánimo a los que también estén con los libros!

7 comentarios:

Javi dijo...

Gran post, puro costumbrismo...

A mí lo del "pasen por aquí, en orden de cola" me pasa a menudo, y con la práctica he desarrollado una táctica infalible: hacerme el guiri. Así que cuando la amable cajera abre una nueva vía de escape, acudo raudo a la primera posición, planto las cosas en la cinta, y cuando la señora mayor de turno empieza a quejarse, le hablo en inglés. Para cuando "he entendido" lo que la señora me quería decir, ya han acabado de pasar mis cosas...

La única pega es controlar que no haya nadie conocido a la vista... tampoco es quedar como un cabrón! :D

Álvaro dijo...

Alfonso a veces te tronas, pero de buen rollo.

Alfonso dijo...

A mi lo de hacerse el sueco con lo del idioma, me parece muy útil sobretodo cuando se está de erasmus, y ese gran "mi no entender" como fórmula necesaria y suficiente para que te aprueben fuera, y que tantas veces hemos comentado que haremos si nos fueramos.
Álvaro, bonito verbo ese de Tronar, me remite a esa gran peli de culto de los 80, Tron, en la que se meten en un mundo virtual de neon.
Sigo tronandome?

Álvaro dijo...

Comentario totalmente tronado Alf, pero de buen rollo eh?

Javi dijo...

Tron me suena a yonki madrileño... Aunque hubo una época, cuando el Vip Noche y todo eso, que decir "tronco" ("tron" es "tronco" sin el "co") era muy molón y enrollado. Claro está que por esa época el tupé de Mané (el de "¿qué pasa contigo, tío?") también era molón, y ahora lo veo con pinta de fontanero demacrado... Cosas del tiempo!

Javi dijo...

Ahora que lo pienso... ¿quién soy?

"Ye troncos, me cago..."

Jejejejejjeej

Alfonso dijo...

Javi, creo que alvaro te va a meter en mi mismo saco de Tronado, debido a tus ultimos comentarios.
Si es así, bienvenido seas,y viva los Tronaos!
Gracias por vuestro coments, mis fieles lectores pancrat y j.lo!