05 octubre 2008

Camino hacia la luz (II)

Camino hacia la luz (II). Valencia, 2008

Cuando he cogido el metro en París, en Madrid, en Berlín, y en otras ciudades europeas, me he encontrado con una red ágil y rápida, que minimiza al máximo las esperas. El problema cuando eso pasa es que, en lugar de alegrarme por la llegada de mi tren, me pongo de los nervios pensando en lo mal que funciona ésto en mi propia ciudad.

Uno piensa que ésto es así, porque aquí en Valencia, la gente no lo utiliza tanto como allí, y no vale la pena invertir en el metro para cuatro gatos.

Pero está clarísimo que debería ser al revés:. pongamos aquí más vagones, reduzcamos la frecuencia de paso a 2-3 minutos, y mejoremos la velocidad. Después de eso, lo contamos a la gente a través de una buena campaña de publicidad. Con toda probabilidad, el metro se empezará a usar más, se recuperará la inversión, se reducirán los atascos y los problemas de aparcamiento. En definitiva , la gente llegará antes a sus destinos que es de lo que se trata.

Y para acompañar este bonito cuento de la lechera, os dejo una fotito realizada mientras esperaba mi cuarto de hora de rigor, en la estación de Colón.

Relacionado| Camino hacia la Luz (I)


4 comentarios:

VolVoreta dijo...

Lo siento por tu espera...pero valió la pena (para nosotros, claro) de haber pasado el tren como sería deseable, no estaría disfrutando de esta foto.
(recuerda...esto es Valencia)
Un beso

Alfonso dijo...

gracias, por tener siempre palabras bonitas para mis fotos!

Ленa dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, y el funcionamiento del metro en Valencia es vergonzoso. Cada vez que voy, lo utilizo, porque me gusta usar el transporte público y es cómodo, pero siempre me indigno. Sobre todo flipo porque, lejos de haber mejorado, desde que abrieron la supuesta línea 5 todavía hay que esperar más al tren que te interesa. Y digo supuesta porque una línea que comparte no sé cuántas paradas con otra, no es una línea nueva.

Parece que a los valencianos les resulta normal esperar al metro 12, 13 o 15 minutos. Esa es la frecuencia normal a la que habría que esperar un tren regional, no un metro.

El domingo pasado en Alameda, vi cómo pasaba uno a y 39, otro a y 42, y el siguiente... a y 55!!! ¿Por qué pasan dos seguidos y luego hay que esperar 13 min?

Y lo de "esto es Valencia", pues sí, es la actitud de todo el mundo, y así va la ciudad, mientras gastan el dinero en la F1....

Un saludo, Alfonso!

Alfonso dijo...

Helena, ahí te quería ver yo comentando. Es un post muy de tu estilo. Te indignan las mismas cosas que a mí. Que tal el gato?, cuentanos más de él!

Abrazo!